Acceso clientes

Subir

Ser una persona de confianza

Mediale / Coaching  / Ser una persona de confianza

Ser una persona de confianza

Conversamos con Loreto Zegpi, Coach Ontológico Senior de Mediale y le preguntamos, en qué debemos fijarnos para “ser una persona de confianza”. Les contamos su interesante mirada sobre este tema y recomendaciones para tener en cuenta y poner en práctica.

1) ¿En qué fijarse para ser una persona de confianza?

La confianza es un juicio que otros emiten sobre nosotros, por lo tanto, es esencial que pongamos atención a nuestras acciones para convertirnos en una persona en la cual se puede confiar. Por otro lado, es muy importante que estemos atento a las acciones de los otros y las consideremos, pues muchas veces emitimos juicios de confianza o desconfianza sin fijarnos si el otro hace o no acciones que justifiquen este juicio nuestro.  Entonces la pregunta es: ¿cómo generamos confianza en situaciones cotidianas?

  • Es nuestra responsabilidad comportarnos y actuar de forma tal que generemos confianza. Decir que si cuando efectivamente podemos cumplir,  pedir más plazos si es que no podremos, informarnos sobre nuestro trabajo a fin de entregar lo que se nos solicita, renegociar condiciones cuando sabemos que no podremos cumplir de buena manera, respetar los compromisos. Esas acciones dependen de nosotros y somos los primeros llamados a ser coherentes con nuestras acciones.
  • Si queremos ser personas de confianza debemos ser transparentes, respetar los acuerdos, reparar y disculparnos cuando no hemos logrado lo prometido, cumplir los plazos que proponemos y aceptamos, aceptar encargos que somos competentes para realizar, o bien informarnos e instruirnos si no lo somos al momento de comprometernos. De esta forma, nuestras acciones permiten que los otros vean lo que hacemos y sepan qué esperar de nosotros.
  • Asimismo, debemos ser conscientes de las acciones de los demás. Muchas veces emitimos juicios de desconfianza sin fijarnos siquiera en si el otro hace o no algo determinado. Muchas veces desconfiamos de forma infundada, o fundada en hechos aislados o muy antiguos. Es nuestra responsabilidad fijarnos en las acciones que hoy los otros realizan, para que podamos ir fundando el juicio de confianza de forma actualizada.

La confianza entre las personas depende de cada uno en dos sentidos: en comportarnos de forma confiable, y en emitir el juicio de confianza sobre otros de forma responsable y acorde a los hechos.

2) ¿Es “tener” o “demostrar” confianza lo más relevante dentro de un ambiente laboral?

La confianza, junto con la capacidad de sostener conversaciones efectivas, son lo más relevante dentro de un ambiente laboral, a mi juicio. Por cierto, no es lo único, sin embargo estas dos competencias comprenden muchas otras y permiten hacer fluir las relaciones laborales y personales.

La confianza se convierte en una competencia cardinal, porque permite generar acuerdos afectivos, solucionar problemas, mantener un buen clima de trabajo, y alcanzar objetivos.

De hecho, la confianza incluye 3 aspectos, que muchas veces no sabemos diferenciar: la sinceridad, la responsabilidad y la competencia técnica. Muchas veces  confiamos o desconfiamos sin detenernos a mirar qué es lo que nos causa la desconfianza: ¿es que considero que el otro es irresponsable porque no cumple plazos y compromisos? ¿Es que considero que el otro no es sincero al hablar y comprometerse, como por ejemplo dice que si a cosas que no quiere o no puede hacer? ¿O es que considero que el otro es incompetente y no está calificado para atender mis requerimientos?

Estas 3 nociones son distintas, y saber en cuál de ellas desconfiamos (o en cual fallamos nosotros) sirve para poder abordarla y subsanarla.

Compartir
Mediale

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios esta cerrado.