Acceso clientes

Subir

¿Qué tanto poder tienen las palabras?

Mediale / Coaching  / ¿Qué tanto poder tienen las palabras?

¿Qué tanto poder tienen las palabras?

Las palabras son realmente importantes en nuestras vidas. Desde pequeños una de las primeras cosas que nos enseñan es a trasmitir lo que pensamos a través de nuestras emociones y que finalmente, se traducen en el poder que tenemos de dañar o hacer felices a quienes nos rodean. La palabra la ocupamos a diario, ya que es el principal acto de comunicación entre los seres humanos.

Loreto Zegpi, Coach Ontológico Senior de Mediale, nos explica la importancia del lenguaje y cómo creamos realidades a través de ésta.

¿De qué forma el lenguaje construye realidades?

Una distinción esencial es la de diferenciar entre hechos y juicios. Muchas veces estamos convencidos que nuestros juicios (que en realidad son opiniones) son hechos y los vivimos como tal. De esa manera vamos rigidizando la vida, a los demás y a nosotros y se cierran posibilidades de nuevos espacios o soluciones. Esto es súper relevante en las empresas porque no es lo mismo, por ejemplo, considerar que alguien es ineficiente como un hecho, sólo porque en alguna ocasión dio una solución inadecuada: lo primero es una opinión, lapidaria incluso, y lo segundo un hecho. Y probablemente haya que tener cuidado en emitir opiniones basadas en hechos insuficientes o en tomar opiniones como hechos. Esta diferencia es importante porque sino la movilidad de las posibilidades se ve mermada y corremos el riesgo de rigidizar relaciones, negocios, contratos, etc.

¿De qué manera creamos nuestra propia realidad a través de las palabras que elegimos para describirnos a nosotros mismos, nuestras experiencias, emociones y pensamientos?

Según las opiniones que emitimos, vamos creando una forma de ver el mundo y quienes nos escuchan también. Por lo mismo, es importante ser prudente en las opiniones y poner atención a los hechos que las fundan. Muchas veces opinamos sin hechos o bien con hechos insuficientes. Incluso a veces resistimos a darnos cuenta que los hechos cambian y por tanto es importante sostener opiniones coherentes con ellos. Eso significa estar dispuestos a cambiar de opinión si vemos que los hechos que las sustentan han cambiado. Las defensas “a brazo partido” de juicios u opiniones infundadas, suelen generar realidades artificiales.

¿Qué rol tiene el vocabulario, las palabras, en esta construcción de realidad?

 Muchas veces pensamos que las palabras que usamos al hablar son al azar y que basta con la intención, sin embargo, no nos damos cuenta de lo importante del uso de las palabras. Las intenciones o las ideas que tenemos al hablar, no las ven los demás y nosotros somos los llamados a hacernos responsables de lo que decimos y como lo decimos. No podemos esperar que otros adivinen lo que queremos o necesitamos, sino que estamos llamados a hacernos cargo plenamente de lo que decimos y como lo decimos.

¿Cómo influye esta realidad en nuestro entorno?

Lo que decimos genera siempre un impacto en otros y en el entorno. Decir “no me gusta esta solución” no es lo mismo que decir ” la solución dada es ineficiente”. Podemos muchas veces hacer juicios personales que se confunden con opiniones e incluso con hechos y ello es peligroso porque puede generar malos entendidos y errores que cuestan caro, en sentido económico, personal, emocional, laboral, etc.

Compartir
Mediale

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios esta cerrado.