Acceso clientes

Subir

Nuevo plan de mediación para jóvenes infractores

Mediale / Mediación  / Nuevo plan de mediación para jóvenes infractores

Nuevo plan de mediación para jóvenes infractores

Gobierno ya decidió su aplicación como política pública y será incorporado al nuevo Servicio Nacional de Reinserción Juvenil, según anunció el ministro Hernán Larraín.

A mediados de 2017, dos alumnos del Colegio Salesianos Alameda fueron sorprendidos en tráfico de drogas. Uno de ellos vendía y el otro compraba marihuana en el recinto.

Las autoridades del Salesianos denunciaron el hecho. Intervino Carabineros, y los dos jóvenes fueron puestos a disposición de los tribunales. Administrativamente, se inició el proceso de expulsión de ambos. El rector Walter Oyarce explica que una familia reaccionó mal y retiró al alumno del colegio.

La otra decidió asumir lo ocurrido, que el joven se sometiera a los exámenes psicológicos sugeridos y a seguir los protocolos propuestos por ellos, relata Oyarce. Y en lo judicial, se inició un proceso de mediación dispuesto por la Fiscalía Centro Norte, a cargo de una representante del Ministerio de Justicia. “Evaluamos la situación del alumno a final del año, y la notificación de lo que se decidió respecto de su permanencia, se hizo en conjunto con la representante ministerial”, señaló el rector.

No hubo expulsión del colegio. El adolescente asumió su responsabilidad; él y su familia se comprometieron a mejorar su rendimiento académico este año, como condición para que terminara su situación judicial. Y a no repetir lo ocurrido.

Se trata del proyecto “Justicia Restaurativa y Mediación Penal”, iniciado en 2016 como plan piloto, pero que este gobierno ya decidió mantenerlo e impulsarlo como política pública. E incorporarlo en su aplicación al nuevo Servicio Nacional de Reinserción Juvenil, cuyo proyecto fue reactivado a comienzos de mes.

Es un método que permite que infractor y víctima, asistidos por un mediador especializado, busquen las condiciones para conseguir una reparación efectiva del mal causado. Estas varían desde asumir un compromiso determinado, realizar trabajo voluntario o resarcir económicamente al afectado. Incluso puede traducirse en una disculpa, en delitos menores.

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, explicó a “El Mercurio” que “al promover la Justicia Restaurativa en el nuevo Servicio Nacional de Reinserción Juvenil, buscamos cambiar el paradigma y la forma en que las personas se enfrentan a la justicia, ya que permite que aquellos jóvenes que han cometido algún delito tengan una posibilidad concreta para reinsertarse socialmente, reconocer el daño causado y reparar al afectado”.

Y añadió que este sistema “reconoce explícitamente que todos aquellos jóvenes que han cometido el error de delinquir están sumamente a tiempo para rehabilitarse y reinsertarse, al tener toda una vida por delante para cambiar su conducta”.

Capacitación especial

El miércoles 11 y jueves 12 de abril se inició el proceso de preparación de jueces, fiscales, defensores públicos, profesionales del Sename, entre otros.

Este plan es apoyado por Eurosocial, un programa de cooperación entre América Latina y la Unión Europea que busca contribuir a la mejora de la cohesión social en los países latinoamericanos. Vinieron a Chile la española Helena Soleto, considerada una autoridad en el sistema, y el irlandés Tim Chapman, quien fuera directivo del Servicio de Libertad Condicional de su país.

Soleto explicó que es un sistema nuevo que se aplica en Europa. Y aclaró que “este no es un mecanismo para que la gente no entre a la cárcel”, sino que se busca que la víctima sea reparada y que el ofensor asuma su responsabilidad frente a ella.

Deben darse varias circunstancias para que ambos se sienten frente a frente, puntualiza la experta. “No voy a hacer justicia restaurativa cuando me encuentro con un tipo que no tiene conciencia de que cometió un delito y que lo volvería a cometer”.

Y plantea que aquellos infractores que pasan por la justicia restaurativa “tienden a reincidir mucho menos que aquellos que han sido ingresados en centros”. En el caso de los menores de edad, “es mucho más claro aun que una persona puede educarse y puede cambiar”.

FUENTE: Diario El Mercurio (21 de abril de 2018)

Mediale

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios esta cerrado.