Acceso clientes

Subir

Alumnos mediadores: Promotores de paz en el colegio

Mediale / Mediación  / Alumnos mediadores: Promotores de paz en el colegio

Alumnos mediadores: Promotores de paz en el colegio

La mediación es un proceso de comunicación por medio del cual un tercero imparcial, llamado mediador, ayuda a los participantes de un conflicto a dialogar sobre sus distintas perspectivas, explorar las emociones involucradas, reconocer sus intereses y necesidades y facilitar la búsqueda de soluciones mutuamente satisfactorias. Los profesionales de MEDIALE entregan un servicio de alto nivel y dedicación en esta materia.

Las características de la mediación son la voluntariedad, confidencialidad, imparcialidad y flexibilidad de las partes. En el ámbito de la mediación escolar, se han ido afianzando cada vez más, experiencias en las cuales los mismos alumnos son mediadores de los conflictos, luego de recibir entrenamiento y herramientas de parte de los docentes y con programas especializados.

“El objetivo de estas iniciativas, no es disminuir los conflictos, sino reconocer que existen y dar herramientas a los niños y jóvenes para que sepan afrontarlos de la mejor forma”, dice  Ángela Arancibia. “Experiencias tanto en Chile como en el extranjero demuestran que algunos de los valores que promueve este tipo de intervención, es enseñar a los alumnos –en su rol de mediadores- a ser neutrales, empáticos, promocionar la escucha activa y estimular entre sus compañeros la comunicación positiva”, destaca.

Medios de comunicación internacionales han destacado como ejemplo al Instituto Las Musas (Madrid). La mayoría de los espacios físicos son abiertos para estimular las relaciones y el buen entendimiento. Buscan atajar el acoso escolar antes de que llegue. Llevan cinco años apostando porque sean los propios alumnos los que frenen el bullying mediando en los diferentes conflictos y lo han logrado.

El mediador escucha a las dos partes por separado y después tienen un encuentro con los dos para llegar a una solución. Tras el acuerdo, deben realizar un seguimiento posterior que generalmente tiene una duración de un par de semanas.

“Antes los niños que sufrían bullying llegaban a sus casas y podían descansar. Pero ahora a través de las redes siguen siendo acosados”, dice Ángela. “Es muy importante que los establecimientos educacionales en Chile tomen estas experiencias como ejemplo, ya que generalmente conllevan excelentes resultados”, propone.

Mediale

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios esta cerrado.